Tenga en cuenta que este sitio está todavía en desarrollo. Algunas características pueden no estar disponibles Con disculpas
     

MARRACKECH MARUECO

Un paseo alucinante  por las calles de Marrakech
Artículo y fotos
ADRIEN GALLO
Marrakech, Marruecos-Al pié del Atlas Medio, una montaña al sur de Marruecos, en un trazo de unión entre el mar y el desierto, se encuentra Marrakech, la ciudad rosa de las cien mil palmeras.
Su corazón es la bulliciosa plaza Jamma el Fna. El alma del sur se encuentra aquí  ,con toda su magia y frenesí, parece un inmenso teatro, vacía de artificio, con su iluminación natural y sus paisajes.
Me transporta cinco siglos atrás. El ritmo de los tamborileros, el polvo y el calor, la multitud de curiosos,  bailarines, juglares,  pájaros, aficionados y saltimbanquis ,los ciegos que cuentan increíbles historias , escribas que anuncian su profesión se pasean alrededor de la plaza con sus plumas en la mano y los dentistas con su equipamiento rudimentario.
Es otro mundo.
Están los Gnouas: danzarines negros cuyos antepasados proceden de Guinea. Vestidos con bombachos, largas camisas y una gorra negra.  Constituyen una gran atracción. La música se vuelve ensordecedora y su baile frenético. El espectáculo se convierte en una especia de exorcismo, que se prologan a menudo hasta que los artistas están agotados.
En medio de la multitud se encuentra el que debe ser el rey de lo punk. Tiene un aspecto de guerrero. Dos escorpiones vivos se pasean por su cara,  una araña venenosa esta quieta en su piel. Muerde una serpiente viva entre sus dientes y sujeta otro animal, que no acierto a identificar ,con las manos .Otro encantador de serpientes, su boca espumeante, sus cabellos pegajosos, se encuentra delante de una negra cobra brillante con los  ojos abiertos ,en equilibro desafiante  en el aire. Estos espectáculos no son extraños en la Plaza Jamaa el Fna.
Se huelen ya las cocinas al aire libre .Las brochetas, cocinadas con fuego de leña sobre una simple barbacoa ,cuestan pocos dírhams cada una, pescado frito en aceite de oliva, patatas fritas, tajines…etc.
Para una vista panorámica de la Plaza Jamaa el Fna y sus fascinantes habitantes, sentarse en una mesa en alguna de las terrazas de los innumerables restaurantes alrededor de la plaza. El espectáculo es fascinante. Se puede permanecer horas enteras observando el gran teatro con unos gemelos.
Una esquina de la plaza sirve de entrada al Zoco. Dejaos llevar por la corriente de la multitud a través de laberintos de sombras y luces. Mi guía Mohamed, que habla perfectamente ,ingles, francés y  español, me muestra el camino en esta cueva de Ali Baba. Excita mis cinco sentidos. Mis ojos son atraídos por la variedad de colores y la cantidad de mercancías, mis oídos oyen ruidos divertidos  y desconocidos que parecen a veces una cacofonía ,En fin  ,mi olfato a veces  es excitado por aromas sutiles y agradables, otras por el fuerte olor del cuero, y a veces el de los pies.  
Debo protegerme de los carros tirados por asnos que circulan por entre la densa multitud a través de calles estrechas, el conductor del carro grita “ Balec,Balec” dejen paso. Mohamed me muestra dos calles, la primera esta bordeada de tiendas y se ensancha en una pequeña plaza en la que los mercaderes venden limones confitados, menta y otros productos.
La segunda calle es el zoco de los ceramistas. Se encuentran artículos venidos de todos los rincones de Marruecos, jarrones de Safi; objetos vidriados de Demnate; ánforas de arcilla sin cocer en los tenderetes de al lado. Tajines ( un plato especial para cocinar tajin) de Slaoui.
Mas lejos  encontrareis los vendedores de frutos secos ( almendras, nueces, dátiles… etc. ) que intentan ahuyentar  los atrevidos y hambrientos pájaros de su alrededor .La calle de la Sammarine en el zoco Sammarine es la gran avenida de textiles, seda, muselina y brocados. Es el barrio donde se pueden encontrar las tiendas más antiguas..Pasamos los perfumistas, muy cerca del mercado de la lana, que se abre cada mañana .
Este camino nos conduce al mercado del grano  Rahaba Kdima, en el siglo XVII aquí tenía lugar la venta de esclavos. Hoy las alfombras  están tendidas al sol en esta encantadora plaza. Pero cuidado, estas alfombras pretenden  volverse antiguas y apreciadas con un poco de decoloración al sol y un tratamiento con azufre.
Para visitar el zoco de las alfombras, entrar por una pequeña puerta que se abre al zoco Zrabia.
Sus colores luminosos ciegan mis ojos. El color dominante de cada alfombra nos indica su origen: rojo-Tazenakht, negro-Ouarzazate, amarillo palido y violeta-Zagora.Los mas chillones son de Chichaoua, siempre llevan un motivo que recuerdan los dientes de una sierra.
Los colores naranja, verde negruzco y blanco en una alfombra indican que se trata de una de Ait Glaoua, la Quaouzguit del Alto Atlas con sus nudos  negros ( a veces hasta 90.000 nudos por metro cuadrado) que representan “dibujos animados” que retratan la vida nómada.
Unas  son de hilos gruesos, otras tienen los pelos cortos. Pero todas están tejidas a mano por  jóvenes muchachas.
Pasamos delante de los mercaderes de “choukaras” bolsos para hombres muy típicos en Marruecos. Normalmente se llevan a la espalda como una honda. Al final de la calle una pequeña puerta da a una placita cubierta de viñas salvajes llena de sillas de montar y arneses bordados para las ceremonias.
En el zoco Smata encontrareis zapatos  , llamados  “babouches”. En el camino del zoco de tintoreros, podréis admirar a hombres que moldean maderas de cedro con los pies para formar  tubos, empuñaduras de brochetes e incluso cajitas de caoba. Mientras tanto, caminamos bajo madejas de lana y de seda que secan sobre las cañas tendidas.
De vuelta a la calle principal está el zoco del cobre donde la elección es inmensa ,bronze, plata, latón e incluso samovares rusos, cerámica española, teteras de todo el mundo hasta de la India. Los caldereros remodelan los objetos de cobre, recogidos a lo largo del campo del sur y vueltos a vender aquí o enviados a los mercaderes de Inglaterra.
El sol está a punto de ponerse. Los muecines, llaman a la plegaria diaria .La calles lentamente se vacían, el nivel de ruido baja muchos decibelios. Los habitantes de Marraquech mantienen sin embargo el sentido del negocio. Unos van a rezar mientras otros guardan la tiendan. Es el momento ideal para la negociación.
Mi próximo viaje a Marruecos serán los fabulosos Spas y los palacios ( si Dios lo quiere) ..
Alojarse : Riad BOUSSKRI en la Medina cerca de la Plaza Jamma el Fna.

www.riadbousskri.com
Informations
 www.tourisme- marrakech.org
Diaporama musical
 www.adriengallo.com


Riad Bouskri